DREAM 166

Soñé que iba caminando por una calle muy concurrida y, de pronto, un niño pequeño, de unos 6 años y de ojos muy grandes, empezaba a seguirme. No dijo nada, pero era obvio que quería estar conmigo. Entonces decidí acogerlo, llevarlo a dormir a la casa donde entonces yo me hospedaba. Era de noche y, al llegar a esa casa, que estaba sobre una azotea, le advertí que tuviera cuidado, porque el edificio estaba demasiado alto y si caía, podía morir. Mis amigas me cuestionaban con qué haría yo con el niño y yo solo dije que lo iba a adoptar. Me sugirieron enviarlo a una casa hogar. Lo pensé, tal vez lo haría, imaginé que ahí estaría mejor que en las calles, pero no estaba segura. Si él me había elegido, quizá era señal que debía quedármelo y adoptarlo como propio, pues creo que eso se me da fácil. Acoger, cuidar, amar. Lo acompañé hasta que durmió y ¿qué pasó luego? No sé, creo que desperté y no recuerdo nada.

Valeria Cuervo Guerrero

CDMX

México

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s